jueves, 27 de marzo de 2008

Donde no llegan los sueños, de Miguel Angel de Rus

Conocí a Miguel Angel de Rus gracias a su libro Evas. Me impresionó que es un tipo impresionantemente grande y sexy. Después leí Bäsle, mi sangre, mi alma, y creo que es un libro extraordinario sobre Mozart. pero quiero dejar un apunte sobre Donde no llegan lo sueños. Es literatura de alta tensión, como apunta su prologuista, propia para leerse en el jardín umbrío de un frenopático; para pensar, para ver el mundo distinto; es un libro que más que leer te mata. Mejor que la mejor novela gótica y desesperanzado hasta enrojecerte los ojos. Hay tanto sufrimiento... es el libro del árbol del bien y el mal, la manzana que no hay que morder, porque lleva a una insoportable cordura que te vuelve loco. Leí en Cambio 16 que afirmaban que es uno de los mejores libros de los últimos 20 años. Creo que se quedaron cortos. De Rus es la luz que hay al final del túnel, en forma de incendio. El relato de los dos ataúdes es la vida descrita en su pura crueldad; la pantera en la habitación en sublime, con muchas lecturas, y el de La verdad es definitivo.