martes, 29 de julio de 2008

Cuando fuimos agua, de López del Moral

Cuando Fuimos Agua trata del lado oscuro del amor, un descenso a los infiernos del deseo y el vacío, así pues, la realidad del amor sin amor tan de moda.
En esta, su tercera novela, López del Moral juega con el recuerdo y la distancia, con la desesperación y el peso insoportable de la nada. Hay cercanías a André Gide, Apollinaire Paul Valéry o Umbral. López del Moral dice que lo más profundo es la piel, y sobre este axioma defiende su tesis, una vuelta de tuerca a los viejos temas del sexo y la muerte un fresco de carácter marcadamente erótico, unido por un hilo conductor que lleva al sorprendente desenlace sin que uno sepa cómo ha llegado allí.
Es uno de esos libros que se catalogan como "para leer como una sola mano". Pero merece la pena. Pronto me podré con algún otro libro de este autor.